Fernando Collado Rueda

"Cuando el propósito es volver a ser tu"

Niños y mayores

¿Han preguntado alguna vez a los niños de su alrededor qué piensan de nosotros? Aquí va un ejemplo.

Cabe explicar, antes de comenzar, que la columna de hoy ha sido escrita por una niña de 10 años y un niño de 8 años, mis hijos. Nuestra intención, la suya en realidad, ha sido contar cómo somos los adultos a ojos de los niños. Si están interesados en conocer su opinión pasen y lean.

Queridos mayores, hemos querido aprovechar la oportunidad de expresar nuestra opinión públicamente. No os enfadéis pero, en primer lugar, vamos a contar lo que no nos gusta de vuestro comportamiento. 

La desgana es una de las cosas que más nos desagrada . Algunos adultos lo hacen todo con muy poca ilusión. Profesores a los que no les gusta su trabajo o sanitarios que no son cariñosos y trabajan sólo porque es su obligación. Tampoco nos gusta que seáis envidiosos. Todos hemos sentido envidia alguna vez por algo, pero a los niños se nos pasa rápido ¿y a vosotros?

Otro aspecto negativo es que a veces nos parecéis muy mandones: ¡Baja de ahí! ¡No hagáis eso! ¡Os vais a caer! Sabemos que lo hacéis por nuestro bien pero no nos dejáis ser niños. Igual ya se os ha olvidado pero necesitamos hacer travesuras de vez en cuando. Y para terminar este apartado no nos queremos olvidar de esos adultos que dicen una cosa y hacen otra. Nos volvéis un poco locos cuando decís que fumar es malo y fumáis o cuando aseguráis que debemos cumplir nuestras promesas mientras vosotros rompéis las vuestras.

Ahora llega el momento de enumerar las  cualidades que nos encantan de vosotros. Una de ellas es cómo nos cuidáis. Cuando estamos enfermos los padres nos ayudan a curarnos y sustituyen, sin pensarlo, sus actividades o trabajos para estar a nuestro lado. También hay veces que somos los mas pequeños quienes no tenemos ganas de hacer algo. Nuestros mayores son especialistas en motivarnos y al final acabar pasándolo muy bien. Y dejamos para el final vuestros dos atributos más bonitos. Sabemos que en ocasiones los niños os podemos poner un poco nerviosos pero, la mayoría de las veces, nos tratáis con mucha paciencia, igual que cuando no entendemos alguna tarea del colegio. Y aunque la liemos muy gorda siempre estáis dispuestos a perdonarnos de corazón. Sabemos que esto es reflejo de lo mucho que nos amáis. Vamos a ir dando por terminado nuestro articulo. Os hemos querido contar lo que pensamos, lo que sentimos. Hemos sido sinceros, hemos sido sobre todo niños. Y quien no se haya enterado, tiempo ha tenido. Andrea y Rodrigo.

Publicado en Diario de Almería el 29/11/2021

Comentarios

Los comentarios están cerrados.

Sana Mente

"La mayor rémora de la vida es la espera del mañana y la pérdida del día de hoy"

Lucio Anneo Séneca

Listado de Categorías

Contacto